En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la NO violencia contra la Mujer, la Unidad de Género del ISTA, realizó una jornada de concientización en derechos y erradicación de la violencia contra las mujeres, con 80 lideresas de la comunidad El Singüil, municipio de El Porvenir, departamento de Santa Ana.

Al acto se hizo presente otras personalidades como la Licda. Silvia Espinoza, Técnica Operativo del ISDEMU; Lic. Luis Arrazola, Jefe de la Región del ISTA Santa Ana; Licda. Flor Oliva, Técnica de la Unidad de Género del ISTA y la lideresa Beatriz Serrano.

Entre la información que recibieron las presentes está: la concientización de las mujeres en hacer valer el derecho de la tenencia de la tierra, por ello el Lic. Arrazola solicitó a las beneficiarias que agilicen la entrega de documentos para que puedan obtener lo más pronto posible las escrituras de sus propiedades y aplicar a los programas como vacunación de aves y entrega de plantines los cuales contribuyen al desarrollo de las mujeres de la zona.

Así también la Licda. Espinoza, representando a ISDEMU hizo un llamado a las asistentes a apropiarse de sus derechos y que estos no sean violentados, que la mujer se sienta importante y sea capaz de cambiar la historia de vida de muchas mujeres.

Por otro lado la Licda. Oliva, expuso los tipos de violencia contra la mujer como es la violencia física, violencia psicológica, violencia sexual, violencia patrimonial, violencia económica, violencia feminicidio y violencia simbólica. A la vez remembro el asesinato de las hermanas Miraval quienes eran lideresas que luchaban por la igualdad y los derechos de las mujeres cuando en el año de 1960 fueron secuestradas, torturadas y asesinadas.

Es por ello que se conmemora cada 25 de noviembre a nivel mundial el Día de la NO Violencia contra la Mujer y de esta manera el ISTA aporta en su compromiso por la construcción de una sociedad en igualdad de oportunidades y derechos específicamente al sector más vulnerable de estas violaciones como es la mujer campesina e indígena, procurando brindar el apoyo al proporcionarles tierra para vivir y cultivar, así como la asistencia técnica en temas de agricultura que ayuden al desarrollo económico a través del empoderamiento el cual conlleva al Buen Vivir de las familias.